Blog International House

¿Quién es capaz de descifrar estos libros?

Publicado por Luis Herrero on Wed, Nov 12, 2014

Siempre han existido libros cuyo contenido ha desesperado a bibliófilos y criptógrafos varios, incapaces como se han visto de rastrear el origen de su contenido, o bien incluso de traducir lo que dice en sus páginas. Si ya en ocasiones la traducción de lenguas muertas es problemática y a menudo inexacta, las cosas se complican mucho cuando el autor emplea algún tipo de clave o alfabeto desconocido para frustrar los intentos de quienes quieren acceder al secreto de sus obras. Ya fuera por miedo a la censura o las represalias, o bien porque consideraban que sólo los iniciados en algún culto esotérico eran dignos de acceder a la sabiduría de sus obras, diversos autores han creado libros casi inexpugnables. He aquí tres de los más notables:

 

estudiar_ingles_en_madrid

Manuscrito Voynich

Quizás el más emblemático y misterioso de todos los libros que aquí reseñamos sea el manuscrito de Voynich, datado en el siglo V; el halo de enigma que envuelve a este volumen se debe al hecho de que nadie hasta ahora ha logrado descifrar su contenido, escrito en un idioma con vagas reminiscencias árabes o de Oriente Próximo. Hasta ahora muchos creían que se trataba de una broma bibliográfica y que el idioma en que estaba escrito era inventado. Otros, más conspiranoicos, lo asociaban a los cátaros, a los extraterrestres o a Leonardo da Vinci. En cualquier caso, las hipótesis sobre su autoría y procedencia son de lo más variado; la entrada de Wikipedia sobre el libro deja constancia de ello. No obstante, lo mejor es que lo compruebe uno mismo: cualquier traductor o aficionado a la literatura que disponga de tiempo libre tiene la oportunidad de intentar descifrarlo o, como mínimo, echar una ojeada a las preciosas páginas del manuscrito en este enlace.

Sin embargo, hace escasos meses un estudio de la universidad de Manchester ha logrado averiguar el significado de algunos nombres propios contenidos en el texto, lo que hace pensar que, a fin de cuentas, no es del todo indescifrable. De hecho, el análisis del texto reveló que cumple con la Ley de Zipf* y que el idioma en que está escrito no es en absoluto inventado.

* La conocida como Ley de Zipf suele usarse como piedra de toque para averiguar si un idioma es natural o inventado. En esencia, esta ley establece la frecuencia con la que las palabras deberían repetirse en un texto según su extensión, y responde a los principios de economía lingüística. El divulgador científico Javier Sampedro lo expone así: “La palabra más común, the, aparece el doble de veces que la segunda, of, el triple que la tercera, el cuádruple que la cuarta y así sucesivamente”.

En ocasiones se ha asociado este libro al erudito y ocultista británico John Dee, propietario de la mayor biblioteca británica del siglo XVI –unos 3.000 volúmenes- aunque sus diarios no muestran evidencia alguna de que poseyera realmente el manuscrito. Lo cierto es que sí fue el afortunado propietario del libro de Soyga (siglo XVI), un tratado sobre magia que debe su fama a contener una tabla con fórmulas de supuestamente terribles encantamientos que nadie ha sido capaz de descifrar, a diferencia de su nombre, Soyga, que no es ningún misterio, sino simplemente la palabra griega agios (sagrado) escrita en orden inverso.

estudiar_ingles_en_madrid

Codex Gigas

Todo un librote en sentido literal: mide casi un metro de alto y pesa 75 kilos, lo que lo convierte en el libro medieval más grande que existe y en la lectura idónea para el metro o la playa. Escrito en el siglo XIII, recibe el sobrenombre de “biblia del diablo” debido al simpatiquísimo y bello dibujo de Belcebú que lo ilustra y que, naturalmente, ha atraído la atención de Íker Jiménez como la miel a las moscas. También dice la leyenda que a su autor -German el Recluso del monasterio de Podlažice (Rep. Checa)- se le encomendó redactar este libro en solo una noche para salvarse de ser emparedado vivo como castigo por un grave delito que había cometido. Y, como ya habréis adivinado a estas alturas, quien supuestamente le echó un cable en tan magna empresa fue Satanás –a cambio de que el autor lo sacara bien guapo en el famoso dibujo, claro-. 

Leyendas urbanas al margen, los estudiosos han demostrado que, aunque se desconoce el tiempo que se invirtió en su redacción, el contenido íntegro del códice es obra de una sola persona. También sorprendió a los expertos la mezcla de textos que lo forman: desde una versión de la Biblia hasta tratados de medicina y pasajes dedicados a encantamientos, como si el autor hubiera tratado de compilar en el tomo los saberes más importantes de la época. 

Aunque el libro original vale un potosí y muchos han intentado robarlo hasta la fecha, gracias al proceso de digitalización a que fue sometido el volumen, su contenido se puede consultar aquí.

 

international_house_madrid

Codex Seraphinianus

A diferencia de los librotes que hemos mencionado antes, éste es bastante reciente (1976-1978), aunque su estatus adquirió tintes de leyenda con gran rapidez. La pericia de su autor para mantenerse alejado de los focos y darle una fuerte apariencia esotérica a su obra le granjearon la reputación de ser un libro indescifrable. Lo gracioso del asunto fue que muchos expertos se quemaron las pestañas tratando de hallar un sentido o mensaje entre las páginas del Codex, pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que el propio Luigi Serafini acabó declarando que su propósito al escribirlo fue crear un completo sinsentido, de forma similar a la empleada por los surrealistas con su escritura automática

Lo importante del libro es su belleza, esa fascinación que produce, y que Serafini comparaba a la que siente un niño al abrir un libro que todavía no entiende, pero que no obstante manosea y ojea con la esperanza de penetrar en su secreto. Buena parte de culpa la tienen las preciosas imágenes que, como las de un bestiario o un verdadero códice medieval, salpican todas las páginas del libro, repletas de diagramas, dibujos de la flora y fauna propias de alguna realidad paralela y artilugios e inventos imposibles.

Su precio hasta hace no mucho era más bien prohibitivo (más de 300 euros), pero gracias a una reedición se ha convertido en una obra asequible -80$ en Amazon- para los bibliófilos que deseen hacerse con uno de los libros más extraños y llamativos que existen, pese a que la opción más sencilla y aconsejable es consultarlo en su versión digitalizada gratuita. 

Esperamos que os haya interesado este artículo; también puedes leer acerca de los misterios de un libro que jamás ha sido escrito, o descubrir cómo es la novela más extraña del mundo, en el blog de International House Madrid; sigue este enlace para conocer nuestros cursos de inglés en Madrid

Temas: Cultura