Blog International House

Las mejores series de humor británico para aprender inglés

Publicado por Luis Herrero on Tue, Jan 20, 2015

aprender_inglés

Ahora que las series están en uno de sus momentos de mayor éxito que se recuerdan, nos parece que no está de más sacarles partido para aprender inglés. Y nos atrevemos a decir que son más recomendables para ello que las películas, ya que: los capítulos son más cortos y le permiten a uno esquivar la pereza; al componerse de episodios, pueden verse a lo largo de días o semanas, como pequeñas clases de inglés; es posible perderse detalles de la trama sin que por ello dejemos de disfrutar de la serie.

¿Y por qué series de humor? Para empezar, porque el humor británico es canela fina, al menos para quien esto escribe. Y porque, a diferencia de lo que ocurre en las series dramáticas, los capítulos casi siempre son autoconclusivos, independientes, así que no hace falta sumergirse en una trama compleja. Varias de las que os presentamos a continuación se componen de sketches, por lo que quienes dispongan de poco tiempo pueden limitarse a disfrutar de pequeñas piezas cómicas para ir abriendo boca –es bastante sencillo encontrar muchas de ellas en Youtube, a veces con y a veces sin subtítulos, aunque también es posible adquirirlas en tiendas especializadas o webs con productos de importación, como Amazon.

Monty Phyton’s Flying Circus (1969)

Los reyes del mambo, responsables de trasladar el mejor humor absurdo a la pequeña pantalla. Raro será que alguien no haya visto –o al menos no le suenen- genialidades como “La vida de Brian”, “El sentido de la vida” o “Los caballeros de la mesa cuadrada”, películas que perpetró este grupo de humoristas británicos, y que fueron acogidas con gran éxito en España. Pues bien, su serie de TV, “Flying Circus”, es quizás su mayor logro: en sus sketches cabía absolutamente todo, por más loco que pareciera, desde un partido entre filósofos alemanes y griegos o una guerra en la que se asesina con un chiste, hasta running gags con la Inquisición española. Y hay que tener en cuenta que “La Hora Chanante” y su continuación, “Muchachada Nui”, beben directamente de ella, tanto formalmente como en su alocada forma de entender el humor. Un must. Y la casi siempre perfecta dicción británica de los actores la hacen, además, una serie perfecta para acostumbrarse al acento de las islas.

 

 

Little Britain (2003)

Una de las series con el humor más ácido e incisivo que se ha visto en la televisión en muchos años, en “Little Britain” se pasa revista a todos los estereotipos británicos sin piedad alguna, satirizando con genialidad y mucha mala baba a gente de todos los estratos y grupos sociales, desde la alta sociedad hasta los macarras de barrio, desde el primer ministro hasta un minusválido gorrón. Avisados quedáis de que la corrección política les resulta más ajena a sus creadores y guionistas que a mí la física cuántica.

Los capítulos apenas duran veinticinco minutos, y están divididos en sketches casi independientes, por lo que resulta ideal para verla en cómodos pedacitos. Además, en ella podréis escuchar acentos de todo tipo, desde el slang barriobajero a la engolada entonación de la aristocracia inglesa, que siempre es lo idóneo para aprender inglés.

 

 

The Young Ones (1982)

Una serie que se convirtió en legendaria allá por los años ochenta, y que incluso en España tuvo un buen grupo de seguidores (ayudó que se emitiera en la MTV). No es en absoluto habitual que un programa de TV se centre en la desmadrada vida de un grupo de punks y hippies costrosos que conviven en uno de los pisos más insalubres de Gran Bretaña, cuyas peripecias para ganarse el pan acaban siempre como el rosario de la aurora. Vamos, de visionado esencial para quienes gusten del humor anárquico e irreverente. Y, por cierto, la BSO es tremenda, plagada de canciones de grandes grupos británicos de la época, como Madness o los Dexys Midnight Runners. Desde luego, el inglés que se escucha en esta serie no es en absoluto ortodoxo, sino que está plagado de giros coloquiales y expresiones cockney,  por lo que sólo lo recomendamos para niveles avanzados o bien con subtítulos.

 

 

The Office (2001)

Quizás la serie de humor más conocida de las creadas en el Reino Unido en las últimas décadas, aunque se hizo más célebre gracias a su versión norteamericana, que tampoco tiene desperdicio. La británica, que es la que aquí nos ocupa, está creada y protagonizada por Ricky Gervais, un prolífico genio de la carcajada a mandíbula batiente, y también autor de “Extras”, “Life’s Too Short” o “Derek”, entre otras series. En “The Office” encarna a un jefe despótico y ridículo, despreciado o ridiculizado por casi todos los miembros de la oficina. Rodada con estilo documental y poseedora de un humor único, resulta relativamente sencilla de entender en inglés, aparte de ser excelente bajo cualquier punto de vista.

 

 

Black Books (2000)

Una sitcom exquisita, tanto por su calidad como por ubicarse en una librería, algo rara vez –por no decir ninguna- visto en el género. Como es habitual, el encadenamiento de malentendidos, desavenencias románticas, conflictos entre amigos y otros elementos propios de la comedia de situación siguen presentes en ella, pero con el refrescante añadido de que uno de sus protagonistas sea un librero esnob con una visión bastante cínica del mundo (y, sobre todo, de sus clientes), mientras que su compinche es más bien lo contrario, un tipo correcto y rebosante de buenos sentimientos. Una serie muy alocada y que no se anda con paños calientes. Por supuesto, sus capítulos se pasan en un suspiro, y el repertorio de expresiones y acentos de lo más diverso está garantizado. 

 

Como habréis podido ver, apenas mencionamos la punta del iceberg del humor británico, que tantas comedias ha aportado para nuestro solaz. “BlackAdder”, “Fawlty Towers”, “Yes, Minister”, “Father Ted”, “Mr. Bean” o “The I.T. Crowd”, entre muchas otras, se quedan fuera de este artículo por falta de tiempo o desconocimiento del redactor. En esta lista o en esta otra podréis encontrar un buen número de referencias que se nos han quedado en el tintero.  ¡Que las disfrutéis con humor!

Os recomendamos una sana dieta lingüística, que consiste en ver alguna de estas series y apuntarse a uno de los cursos para aprender inglés de International House Madrid; echa un vistazo a todos los que ofertamos en nuestra web y encuentra el que mejor se ajuste a tus necesidades.

Temas: Cultura