Blog International House

Español como lengua extranjera: entrevista con Mª Dolores Iriarte Vañó

Publicado por Luis Herrero on Wed, May 17, 2017

international_house_madrid.jpg

Hoy tenemos el placer de entrevistar en el blog de International House Madrid a la profesora María Dolores Iriarte Vañó, cuyo testimonio consideramos de gran interés para cualquier interesado en el aprendizaje de idiomas en general, y en el de ELE (Español como Lengua Extranjera) en particular. Su amplia experiencia como docente, su activa participación en talleres de ELE y sus publicaciones la convierten en una interlocutora excepcional. Os dejamos con Mª Dolores:

¿Podrías resumir brevemente dónde trabajas y en qué consiste tu trabajo?

Soy profesora de ELE en los Cursos Internacionales de la Universidad de Salamanca. Además, doy clases de literatura española e hispanoamericana, siempre para extranjeros, y soy  formadora de profesores de ELE en diferentes cursos que hay a lo largo del año en la Universidad de Salamanca: cursos del Instituto Cervantes y Máster de profesores de español de EE.UU., Canadá y Brasil. También soy creadora, examinadora de pruebas orales y correctora de pruebas escritas del DELE.  

Además de tu trabajo en la Universidad, colaboras con diferentes instituciones impartiendo talleres y conferencias. Desde hace siete años participas dando un taller en el Encuentro de ELE de International House y Editorial Edinumen. ¿Puedes explicar cómo son tus talleres en estas jornadas? ¿Qué destacarías del encuentro para entender tu fidelidad a esta cita?

Soy profesora de ELE desde 1988 y tantos años de docencia me han hecho reflexionar mucho sobre la manera de enseñar la lengua. Me gusta trabajar en clase con mis propios materiales, que voy mejorando día a día al ponerlos a prueba con mis estudiantes. Para mí, lo más importante no es tanto qué enseñar, sino cómo enseñar, es por ello que estoy muy interesada en la didáctica y en compartir con otros profesores mis propios métodos, muy poco ortodoxos, por cierto. Los encuentros de International House Madrid me encantan por ser tanto una oportunidad de mostrar mis ideas como de aprender de lo que otros hacen. Creo que todo profesor debería, por lo menos una vez al año, asistir a alguna reunión  de colegas para reflexionar sobre aspectos de la profesión que el día a día de las clases no te permite. Además el Círculo de Bellas Artes como lugar de las conferencias me parece un lujo total.  Soy fiel  a estos encuentros desde hace tantos años porque me parece una cita muy agradable e interesante, además de bien organizada y que siempre es en fin de semana, con lo que puedo asistir sin problema.

¿Cómo te ha ayudado tu formación –doctora en Filología Hispánica- para impartir estos cursos?

Pues muchísimo. Hacer una tesis doctoral es entrar en el océano del conocimiento, es estudiar exhaustivamente, es reflexionar, es comparar, es ser original y escribir sobre algo que nunca nadie ha escrito. Soy una persona muy curiosa por naturaleza, y el doctorado ha sido para mí un entrenamiento muy valioso para poder investigar en cualquier cosa que sea de mi interés. Ahora mi objeto de investigación primordial es la didáctica de ELE, aunque no sigo ninguna escuela ni dogma determinado. Creo que cada profesor debe encontrar su propio camino.

español_como_lengua_extranjera.jpg

Tu dilatada carrera te ha llevado a hacer acopio de un gran número de frases célebres en el aula. Recientemente las has recogido en tu libro “Cuidado con el femenino de pollo”, que ha sido considerado una obra rigurosa, pero también “simpática y divertida”. ¿Qué papel juegan el carácter divulgativo y el humor en tu trabajo? ¿Crees que se hacen los suficientes esfuerzos para acercar esta clase de obras al gran público?

Para mí el humor es algo primordial, internacional e indispensable para enseñar. Cuando era estudiante no podía soportar las clases tediosas en las que el tiempo no pasaba nunca y me juré a mí misma que si algún día era profe, intentaría no dormir a los alumnos. El humor crea empatía y es la base del aprendizaje. Con esto no quiero decir que el profesor tenga que ser gracioso obligatoriamente, porque cada uno debe enseñar según su forma de ser, pero nunca aburrir.

Con respecto al libro, cada aforismo refleja exactamente todo lo que pienso sobre la profesión, y creo que cualquier profesor de ELE un poco experimentado que lo lea se sentirá inmediatamente identificado con él. La novedad de este libro es que habla de la relación entre profesores y alumnos desde un punto de vista humano, no sólo profesional. La acogida que ha tenido ha sido para mí una sorpresa, lo hice pensando en pasarlo en fotocopias a mis amigos y colegas, ya que en ningún momento tenía intención de publicarlo, pero por casualidades del destino llegó a manos de un editor de la universidad que se interesó por él y lo publicó.

Seguro que te han ocurrido muchas anécdotas divertidas con extranjeros que vienen a estudiar a España: ¿podrías contarnos una o dos?

Tengo miles, como creo que todos los profesores tenemos, pero hay una reciente de una alumna china que me encanta. Todo profe sabe que los estudiantes chinos tienen muchos problemas con la pronunciación de las consonantes: p/b y d/t.  Bueno, pues un día, al final de la clase, Iris, que así decía llamarse la alumna, se acercó a mí y me dijo:

— Tengo pregunta

— Dime, Iris.

— ¿Puta en España es religión o filosofía?

— Pues… no sé ahora mismo… yo creo que es más filosofía… religión te aseguro que no.

En ese momento contesté a la pobre Iris sin darme cuenta de que había querido decir “Buda”, pero su pronunciación la traicionó totalmente.

Por último, ¿qué consejo darías a alguien interesado en la enseñanza de ELE? ¿Y cómo ves el futuro de esta formación/trabajo?

Pues el consejo que daría vale para cualquier profesión: pasión por lo que haces, alegría, curiosidad por aprender cada día un poco más y no conformarse con los materiales que otros han hecho, sino  crear materiales propios.  En cuanto a cómo veo el futuro, lo veo bien, hay mucho interés internacional por nuestra lengua, pero haría dos salvedades. La  primera que cualquiera que quiera ser profe de ELE debe formarse, hay gente que piensa que solo por ser nativo ya puede meterse en una clase (bueno, que lo haga, pero lo va a pasar fatal) y la segunda, que deberían subir los sueldos de los profesores, que son bajísimos.

Confiamos en que os haya gustado la entrevista. Y si aún no conoces los cursos de ELE de International House Madrid, descúbrelos en nuestra página web... ¡y apúntate a ellos!

Temas: Curiosidades sobre idiomas, Encuentros y seminarios